¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

De Aguamansa a La Cruz Verde

El martes 17 de marzo a las 20:00 h, tendrá lugar en nuestras instalaciones la proyección del documental "DE AGUAMANSA A LA CRUZ VERDE" así como la presentación del libro "LA OROTAVA ENERGÉTICA"

unnamed

“DE AGUAMANSA A LA CRUZ VERDE”

Es un documental que pretende contar, desde el aire, la historia de las dos centrales hidroeléctricas que ha tenido La Orotava desde finales del siglo XIX y a lo largo del siglo XX, durante más de 80 años.

Primero fue la de Hacienda Perdida en 1894 por una iniciativa privada promovida por Ricardo Ruiz Aguilar y la Sociedad Eléctrica de Orotava, la SEO. Luego la de La Abejera, en 1935, por un proyecto de municipalización del mismo Ayuntamiento, iniciado en 1928. En ambos casos la fuerza motriz utilizada fue el caudal de agua que bajaba en una acequia desde Aguamansa hasta los molinos de la Cruz Verde, procedente, al principio, de los nacientes de El Heredamiento o Dula y La Empresa, y luego, ampliado con las aguas subterráneas alumbradas mediante galerías abiertas en el subsuelo de los montes de La Orotava, entre las que destacan “El Moral” más conocida por los “50 Chorros” y “Salto de los Helechos”.

unnamed 1

“LA OROTAVA ENERGÉTICA”

El libro en sí es muy simple pero peculiar, relacionado con el agua y la energía, dos recursos que están de moda. Trata de varias cuestiones: de historia, de montes y aguas, de electricidad y de las dos centrales hidroeléctricas de La Orotava. Un municipio singular de Tenerife (Islas Canarias) por su geografía, tamaño y diversidad. En unos parajes y en unas etapas determinadas. Contiene la narración de unos hechos y unos procesos relacionados con minicentrales hidroeléctricas que utilizaron energía hidráulica, con las aguas procedentes de los montes de Aguamansa, por encima de los mil metros sobre el nivel del mar, que sirvieron para generar energía eléctrica en el municipio de La Orotava; en dos plantas situadas en los parajes de Hacienda Perdida y La Abejera, en los años 1894 y 1935, respectivamente. En el primer caso, por una iniciativa societaria privada (SEO), y en el segundo por una actuación de gestión municipalizada del Ayuntamiento (SEM).